?

Log in

I don't & do.


- P. Phi’s disillusion. Que P. Phi disillusion fuese, intermitentemente, esperable.


- Encontrar hostilidad en rostros amigables. Encontrar también algo parecido a
妬み.


- ¿Dejar? MFNT.

- El súbito recorrido desde la enemistad más cervantina al nepotismo más patético, del Rey de Shuppansha. *


- Ese estúpido englishman que tengo a cargo esta semana. Que me interrumpa las explicaciones harto gramaticales arguyendo un “Sí, bueno. Bueno” claramente ERRADO en tono y registro. También, que el estúpido englishman sea algo así como sociólogo, y me contrarrefute la arbitrariedad del signo (o la primera parte del CLG entera) con chamuyos acerca de las elecciones intencionales de ciertos significantes, para horror de Monsieur de Saussure y de mis 5 idiotas años en gakko.


- Que se me rompa un taco de 7 centímetros a las 14hs, cuando el reloj marca, exactamente, la mitad de mi día.**


- Experimentar esta clase de razonamientos amorales en el colectivo: “Nada hace que la señora embarazada merezca más el asiento que yo. Ambas llevamos cosas que son la resultante de una acción cabalmente emprendida; ella, un crío; yo, tacos de 7 centímetros (y medio). Respuesta obligada: la señora tarda 9 meses en quitarse el objeto de encima; yo, apenas llegue a mi casa después de 9 horas de corretear idiotamente entre el Microcentro y Caballito. ***


- Que me sigan perritos tiernos y abandonados por la calle, a lo largo de 10 cuadras como mínimo, estando yo imposibilitada para llevarlos a casa, bañarlos, alimentarlos, acariciarlos y amarlos ad infinitum.


- Todas esas pequeñas contrariedades que parecen reverberar teaching in House of Usher. Por ejemplo, dejarme 20 minutos DE MÁS hablando en clase, cuando tengo que correr para que me trituren en un parcial en Puan 480, la moderna Charenton de Bs As. (Y cuando, además, me hace tremendo escándalo disfrazado de reproche por retrasarme 5 minutos, exhibiendo no sólo que su uena onda es una vulgar caretita, sino un completo desconocimiento del tránsito a las 9am en la ciudad de Bs As.) O bien, tener que modular aún más claramente debido a los 200 pajaritos chillones del patio, a quienes se les ocurre graznar justo cuando me explayo sobre la diferencia (catastrófica) entre “por” y “para”. O bien, que los estudiantes de ultramar hagan uso de 2 tazas cada uno, como si en efecto tuviesen una incapacidad para comprender que 1 estudiante = 1 taza. O bien, y aquí llegamos al súmmum, que boss number chú me mande ESE mensaje, absolutamente ambiguo, que mi mente paranoica, obsesiva y sempiternamente neurótica tradujo como ‘catastrófico’ (cuando, naturalmente, anunciaba una boludez extrema).

[Anexo de Viernes por la tarde: esos babyscuits que pone para convidar amablemente a los estudiantes y - aún peor - para convidar gratuitamente a los profesores (nadie en su sano juicio puede poner babyscuits en un plato, cual lujosísimas masitas secas). Toda esa ridícula façade de buena onda que, se supone, hay que aportar en recreo ( r e c r e o ) después de dar 3 horas de clase al hilo. Que me haya hecho levantar media hora antes para decirme boludeces pseudo piercianas acerca de mis oh so estrictamente gramaticales clases. (Loco, las lenguas son para machos. Si no se bancan gramáticas complejas, no estudien lenguas que las portan como distintivo. La competencia linguística se forja desde el año y medio a los 6; después, OLVIDATE de aprender una lengua por ósmosis.)]

- El largo camino a la House of Usher, en un colectivo que parece cortar camino por entre el laberinto de Minos.
 
- Esa sensación, neurótica al mango, de ser siempre observada, y controlada, y examinada, y/o (supersticiosamente) víctima de una maldición visual.

- Esa sensación, neurótica al paroxismo, de que debo ocultar, codificar y recontra oscurecer cualquier tontería nimia que escribo.
Ganas de decir I don’t care a fucking shit a una interesante bunch of people.

 

 

* Borges: “Ahora los ataba otro círculo: …”
** Que mother D haya predicho este suceso, y yo la haya acusado de fundamentalista del detalle.

*** Respuesta de Magister J: “Si viviste la vida o te cogiste a tu marido, andá en taxi”.

 

- Dormir a mediatarde, a pleno sol, a plena lluvia.

 

- R Piglia. J J Saer. Plath. Thénon. Pizarnik. Wilde. Flaubert. Borges. Chandler. Yourcenar. Capote. James. Marlowe. Huyssmans. Bretón. Char. Verlaine. Hardy. Carrol. Cortázar. Puig. Lorca. Robbe-Grillet. Crane. Zola. Proux. Fitzgerald. Sexton. Dickinson. King. Nabokov. Laclos.

 

- (Cualquier café con un libro poco conocido de alguno de los anteriores).

 

- A. fabricando imposibles origamis en la penumbra de un bar inglés. A. enviándome una tostadora para paliar la tristeza. La alarma de patos de A. A. llamándome little Bunny.  

- A.

 

- Gastar mucho dinero en muchos libros. Caminar por la calle con 1 ejemplar obligado en el bolso, 1 ejemplar que no leeré pero que debería, 2 que compré a precio estándar, 1 que saqué con puntos garroneros y 2 potenciales del mismo autor, prosista o poeta que se ha transformado en mi objeto fetiche de la temporada.

 

- Ampliar la lista virtual de cafés a los que visitar con un sitio descubierto en el más absoluto azar de mis despistados vagabundeos por la ciudad. Saber al momento que ese sitio cumple con las características ideales, con absoluto desconocimiento formal de las citadas características.

 

- Cómo los chutes me esperan por la mañana, con café sin azúcar y novedades acerca del mundo, más quejas un poquito justificadas a propósito de la lengua española.

 

- Cómo les enfants me saludan preguntando por mi familia, “la lingüística”, “el colegio”, mi gato y “qué lindos esos aros que tenés”.  

 

- Cookie Monster.

 

- Dormir siesta con ma petite chat.

 

- Los cafés con Magister M. Los cafés con el vendedor de l.

 

- El orden en que se disponen los sucesos; la predisposición novelística de la vida.

 

- Esta idea: allá afuera, allá afuera, un poquito más cerca o más lejos, siempre estará New York

 

- Caminar pacíficamente de regreso a casa.



Comments